viernes, 3 de octubre de 2014

LIONS HEAD, trekking en Ciudad del Cabo

 
 
 
Qué me pasa con Ciudad del Cabo, que me tiene loco, loco, loco?
Ya, ya lo se, a estas alturas y después de haber escrito tanto sobre tantos sitios, y después de dejar por escrito que me he enamorado de tantos lugares, entiendo perfectamente que ya no me creais…..

Lo mejor que podeis hacer es coger un avión y verlo con vuestros propios ojos, será desde luego la mejor forma de comprobarlo.
 
Ciudad del Cabo me tiene hiptonizado, y la verdad, ya no se que más escribir sobre esta increíble ciudad Sudafricana;
O SI.
 
Cada vez que voy Ciudad del Cabo (CdC) vuelvo con 3 o 4 cosas nuevas sobre las que escribir, lo que da una idea de todo lo que se puede ver y hacer en este recóndito lugar de la tierra.
Vaya por delante que llegar a CdC no es ni tan difícil ni tan caro, solo requiere unas dosis de paciencia, ya sabeis, quien viaja y quiere descubrir nuevos lugares tiene que sacrificarse un poco.
 
Resumiendo opciones, si uno quiere visitar Ciudad del Cabo lo normal es hacerlo a través de Johannesburgo, aunque la verdad, la capital de Sudáfrica, aunque esconde varias sorpresas y da para uno o dos días de visita (siempre bajo mi punto de vista) no merece ser parada de nuestro viaje como no sea porque logísticamente, o económicamente compense de alguna manera, aunque entiendo es fácil hacer esta afirmación después de haberla visitado media docena de veces.
Para llegar a Ciudad del Cabo hay varias aerolíneas Europeas y Arabes que vuelan directamente, por lo que un Madrid – Londres – Ciudad del Cabo es una opción, como un Madrid – Dubai – Ciudad del Cabo por poner dos ejemplos, y todo ello por un coste a partir de unos 500€ aproximadamente (aunque con otras combinaciones a través de Johanesburgo y/o con tiempo se pueden conseguir mejores precios).

 
Mi recomendación es hacerlo con Emirates por Dubai (y de paso lo conocemos) o por Doha con Qatar Airways, sencillamente porque son de las mejores compañías del mundo, y la turista de estas dos es casi mejor que la business de muchas otras.
Más comodo? Quizás sea meterte en un avión en Londres a las 9 de la noche y despertar en Ciudad del Cabo, las dos opciones son buenas por lo que yo me decidiría básicamente por el precio o por las ganas de conocer Dubai.

 
Una vez en Ciudad del Cabo hay que escoger hotel, y para ello RECOMIENDO que os olvidéis de las grandes cadenas, de los grandes hoteles, porque si algo hay en CdC son decenas de Boutique Hotels, pequeños hoteles ó Bed&Breakfasts (llamarlo como queráis)
 
En visitas anteriores me quedé en el Sugar Hotel, del que ya escribí un post, un precioso boutique hotel en pleno Green Point (zona nueva de CdC que alberga el Nuevo Estadio y la preciosa marina de V&A) y donde la verdad, me encanta hospedarme en mis visitas a esta hermosa ciudad.

 
En esta ocasión, el destino quiso que el Sugar Hotel estuviera completo, por lo que después de un rápido estudio de mercado me decidí a probar otro pequeño y FABULOSO boutique hotel, de nombre 52 De Wet.


Este hotel, sobre el que también he escrito un post, fué mi humilde morada durante un fin de semana de descanso y de relax, entre dos semanas complicadas de reuniones, vuelos y visitas a clientes. La verdad, no se me ocurren mejores opciones que los desayunos en la terraza de esta lujosa villa disfrutando de la inmensidad y la fuerza del Océano Atlántico, para comenzar un día lleno de posibilidades. Baño entre tiburones, paseo en Huey Cobra, Rappel, Bungy Jumping, cata de vinos, Kitesurfing, sencillamente sol y playa, y/o un largo etc.

 
En CdC hay dos montañas que llaman la atención y que destacan por encima de cualquier otra cosa, son las llamadas Table Mountain y sus 12 Apóstoles y la conocida como Lions Head, por tener la forma del león sentado.


Hasta hace bien poco, solo sabía de la posibilidad de subir a Table Mountain mediante el teleférico o haciendo trekking (senderismo) por una ruta de unas 3 o 4 h. Nada sabía sobre la posibilidad de subir a Lions Head, entre otras cosas, porque mirando hacia ella parece que su cumbre es roca pura y por tanto, inaccesible para el típico viajero como puedo ser yo.
Leyendo en Internet me encontré un precioso blog que hablaba de las maravillas de Ciudad del Cabo, y cuando vi la foto que sigue a este párrafo me dije, AHÍ TENGO QUE SUBIR YO!!

Y una vez más, casualidades de la vida, 3 o 4 semanas después estaba en CdC, en pantalón corto y preparado para la ascensión.
 
La verdad, no me costó mucho encontrarlo, porque por un lado está bien indicado, y por otro cuando llegué al lugar donde comienza la pista de subida, me di cuenta que esta excursión es pasatiempo y costumbre entre, ya no solo los turistas, sino también para los locales.
Resumiendo como llegar al punto de salida, diremos que saliendo del centro de Ciudad del Cabo hay que coger la Main Road dirección sur (hacia Camps Bay). Si seguimos varios Km por esa carretera, después de pasado Clifton Beach y antes de llegar a Camps Bay, dicha carretera se convierte en De Kloof Road. Seguimos por esta y llegaremos a un cruce donde podremos hacer una izquierda hacia Signal Hill (la que nos interesa) o una derecha hacia el teleférico de Table Mountain. A no más de 10 Km del centro de CdC.
 
Conducimos por Signal Hill Road no más de 500 m y a mano izquierda, veremos una pista de tierra batida que rápidamente se vuelve empinada. Esta, es la que nos llevará a la cima de Lions Head.

 
Se trata de una subida moderadamente fácil, para la que no hay que estar específicamente entrenado, pero a la que conviene subir preparado (playeros o mejor botas de montaña). He visto a niñas subir en vestido y con francesitas, y aunque han llegado a la cima, no creo que sea la forma más adecuada, ni la más cómoda o segura para subir.
Importante, llevar agua o líquido para hidratarse, porque dependiendo de la hora el sol pega, hace calor, se suda mucho y la subida es relativamente dura, o cuando menos algo empinada.
 
Tiempo? Se puede hacer entre 25 minutos para los más profesionales y hora y media para lo más tardones y sobre todo para los que se lo tomen con tranquilidad. Yo no soy profesional de nada y no tengo demasiado tiempo para hacer deporte (aunque lo hago todas las veces que puedo) y lo subí en 40 minutos y con algo de tráfico.
La mejor hora? Empezar la subida entre dos horas y hora y media antes del atardecer. Por qué? La puesta de sol es impresionante y yo dejaría unos minutos para sacar fotos arriba. Si es día de mucha gente (el sábado que yo subí conté a más de 60 personas en la cima) las colas para bajar pueden ser importantes, ya que hay zonas, donde hay que bajar por escaleras (2) agarrarse a unas cadenas (1) y utilizar unos peldaños en forma de agarraderas ancladas a algunas paredes (3).

 
A los 10 o 15 minutos de bajar llegas a una senda donde las vistas son similares a las de la cima y por ende, las fotos no perderán ni un ápice de calidad.
 
Con la botella de agua fría en la mano, playeros de correr, un traje de baño y un polo me dispuse a subir, sin saber con exactitud, lo que me iba a encontrar, la dificultad del recorrido, el tiempo que se tardaba o lo que quería decir “zonas de dificultad media”.

Ahora que ya lo se, quiero compartirlo con vosotros para que no os pase lo mismo.
 
El Objetivo de esta pequeña aventura? No solo disfrutar de una hora o dos de deporte y/o de hacer un ejercicio que seguro que nos viene bien, sino de sacar unas fotos que para mi, son de lo más bonito que he visto en mi vida. Y como no hay mejor muestra que un botón, aquí os van mis fotos de esta tarde en Lions Head.
Como podeis observar la subida empieza empinada, las fotos no hacen justicia con la realidad, aunque es cierto que es una pista ancha y más o menos firme.

 
A medida que vamos subiendo y bordeando la montaña, agradeceremos las sombra de la misma si es que vamos a última hora del día. Al mismo tiempo que vamos subiendo la pista se va haciendo más estrecha, y hay zonas en las que tendremos que dejar paso al que baja ya que se hacen necesarios pequeños saltitos para avanzar en algún desnivel.


Para hacerlo más ameno, cada 6 minutos hacía una corta parada de 1 minuto aprox. para beber un poco de agua y sacar fotos de aquello que me pareciera más interesante.
Increibles las vistas que hay de Table Mountain con su, ya famoso tablecloth encima (mesa y mantel). Las nubes que sobrevuelan la cima de Table Mountain lo hacen de una manera tan original y graciosa, que bien parece que se tratase, como le llaman en inglés, del mantel de una mesa puesta.

Curioso también es el reflejo de la cima de Lions Head en las calles de la ciudad.


Increible perspectiva de Table Mountain, los 12 Apóstoles y a sus piés, la preciosa comunidad playera de Camps Bay, donde tanto nos gusta cenar y pasar los días en su playa.
Seguimos subiendo y la cosa poco a poco se complica, nada del otro mundo, pero una zona donde conviene cogerse a las cadenas ancladas a la pared, un tramo con una escalera metálica y dos pasos donde hay una especie de escaleras ancladas a unas paredes verticales de entre 4 y 6 metros donde el paso es obviamente individual, o subes o bajas pero solo de uno en uno.


Llegamos al tramo final donde la estrechez del camino permite poco adelantar, pero como no se trata de una maratón tampoco pasará nada.


Cada vez que hago una parada para dejar a alguien pasar (a estas alturas ya hay más paradas por obligación que por necesidad), tomo un sorbo de agua y me quedo tonto mirando el paisaje que tengo delante de mis narices.
Se me ocurren muchas palabras para describir lo que estoy viendo, pero si puedo resumirlo en unas pocas diría que lo que estoy viendo me parece enorme, salvaje, inmenso, brutal, amen de precioso. La naturaleza no me había llenado tanto, no me había cortado la respiración de esa manera desde mi última visita a la Isla Sur de Nueva Zelanda.

Porque hay muchas cosas bonitas hechas por el hombre, hay muchas cosas preciosas aprovechadas por el hombre, pero las que muchas veces valoro por encima de las demás son las de naturaleza virgen, sin tocar. Y esta preciosa esquina del mundo, si por alguna cosa me tiene enamorado es por la fuerza de su naturaleza (por no hablar de cultura, gastronomía, etc.)

Después de otro paso por la última escalera llego a la cima y disfruto de los últimos minutos del atardecer. El sol ya incide sobre Table Mountain y los Apóstoles de una manera diferente, dotando al atardecer de unas preciosas tonalidades que se reflejan en las piedras y en el cielo principalmente. Tenemos enfrente uno de los más bellos atardeceres que seguramente se puedan contemplar en la tierra.

 
Y por fin llega el momento de sacar la foto que me prometí sacaría durante mi próxima visita a Ciudad del Cabo, mucho antes de lo que pensaba cuando hace un mes descubría esta excursión por Internet.

 
Llega el momento de bajar y la verdad, que se baja como un tiro. Hay que estar más preocupados de la gente que de otra cosa, eso si, siempre con mucho cuidado y precaución ya que hay zonas, que aunque no excesivamente peligrosas, si que pueden darnos algún susto.
 
Como comentaba anteriormente 15 minutos antes de que se ponga el sol, a las 19:59 exactamente, comienzo a descender para sacar algunas de las fotos más bonitas que jamás haya sacado.
 
Son las 21:30 y estoy echado en una hamaca del 52 De Wet, contemplando y escuchando al mar, con una rubia a mi lado (de las que van frias y en botella). Estoy en esos momentos de desconexión total, de lo que yo llamo “hemorragia de felicidad”, y aunque es cierto que falta mi familia a mi alrededor, el nivel de relax que tengo ahora mismo creo que va a ser difícil de igualar.

 
Muy probablemente este año sea un año de mucho viaje, de muchos vuelos y de mucho trabajo, y aun así me pregunto, cuando volveré a Ciudad del Cabo?
Porque aun no me fuí y ya quiero repetir, por muchas razones, una de ellas hasta simpática; Podré batir mi record de subida la próxima vez que suba a Lions Head?
 
Porque os garantizo una cosa, las vistas y el atardecer, bien se merecen una y mil veces ese esfuerzo y subida.
 
Cuando volveré?

Como dicen los Ingleses, the sooner the better, vamos, en castellano plano, cuanto antes mejor…!!

Un abrazo viajeros....

No dejéis de seguirme en twitter  @viajerosecreto

4 comentarios:

  1. Me hiciste revivir mi subida a Lions Head. Espectacular ciudad !
    Te dejo una pequeña anécdota que me ocurrió allí :
    http://saltandodistancias.wordpress.com/2014/10/06/golpecitos-correctores/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermosísima anécdota, mucho más importante e interesante que la subida a una montaña. Uno preocupado en que su hotel tenga Infinity Pool y en poder cenar en The Pot Luck Club, y a 2 Km una lección de vida y humildad como esta que nos cuentas.... Gracias por compartir....

      Eliminar
  2. Dime cuando vuelves y a ver si lo encajo de una P...vez, te garantizo que rebajamos el tiempo de ascension xq despues de leer este buen artículo quiero perder el culo en subir allí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo..... No se donde voy a dormir mañana como para saber cuando volveré a Ciudad del Cabo. Solo espero no tardar mucho ya que es uno de mis rincones preferidos en este mundo.... Yo te aviso, y a ver si lo podemos arreglar.... Abrazo....

      Eliminar